SOY LIGIROFÓBICA

Imagen de europe, romania, and fireworks
¡Hola chicos! Cuánto tiempo sin poder hablar con vosotros. Estaba deseando de volver a escribir un post para el blog. ¡Y de saber de vosotros! Espero que se hayan portado bien con vosotros los Reyes Magos, y que vuestras Navidades hayan sido fantásticas. Y a pesar de que la mayoría de los bloggers están haciendo sus propósitos para este año bisiesto, yo quiero hablaros sobre algo que cada año me consume, aunque no sólo me pasa a mí.

Normalmente, las celebraciones especiales de cualquier tipo están ligadas, por alguna extraña ley que rige que es divertido, a los fuegos artificiales, petardos, etcétera. Mucha gente ama estos espectáculos de explosiones de color y ruido a montones, y apoya sus celebraciones, pero yo no. ¿Por qué? Soy ligirofóbicaSeguramente, al leer esa palabra no tendréis ni idea de qué significa, por lo que aquí viene su definición: 

La ligirofobia es un miedo irracional a ruidos fuertes, agudos, normalmente repentinos, como los de las explosiones. Las personas que sufren esta fobia no pueden soportar el estallido de un globo, de petardos, cohetes, tiros, etcétera.







Y como me parece insuficiente esta definición, lo explicaré más detalladamente: las personas que sufrimos ligirofobia somos muchas, ya que en realidad es una de las fobias más comunes. Sin embargo, debido a que podemos hacer una vida normal como cualquier otra persona, no destaca demasiado. Empero, no todo es normal puesto que, para lo que una persona "normal" considera como fiesta con petardos "divertida", para nosotros es un horror. Muchas veces no salimos de casa y evitamos cualquier tipo de evento con petardos (o sin ellos incluso, como en mi caso) por no tener que sufrir por estos ruidos y estruendos. 

Ahora, ¿qué es lo que nos pasa cuando se tira algún petardo?

Se nos seca la boca, y se nos forma una saliva pegajosa y como seca y pastosa. 

Comenzamos a respirar muy muy rápido (y yo que soy asmática, muchas veces me quedo sin aire).

Se nos acelera el corazón de una manera horrible. 

Empezamos a sudar muchísimo.

Sentimos unas nauseas muy fuertes.

En ocasiones, nos cuesta hablar (a mí me pasa que me pongo a gritar diciendo que quiero que paren y que me lleven a casa, pero no puedo mantener una conversación normal).

Lo que se resumiría en un ataque de ansiedad. Y esto se repite cada año y cada vez que se dedican a tirar petardos. Es horroroso, pero más tarde os cuento mi experiencia, porque primero quiero entrar a comentaros las posibles causas de esto, que son:

La más común es haber vivido un evento traumático relacionado con estos artefactos explosivos, sobretodo si lo viviste de pequeño (aunque es posible que no te acuerdes, pero aún así tengas miedo). Por lo tanto, cuando eres mayor y oyes un ruido fuerte, aunque no sea de petardos, te recordarán a ese momento y te harán vivir una experiencia horrible.

También podría darse por genética, es decir, si a un familiar tuyo le daban miedo los ruidos fuertes, es posible que si tú también sientes miedo, sea por esto.

Y hay casos en los que se mezclan sustancias químicas, genética y eventos traumáticos. 

Como veis, no es un simple miedo pequeño. No es como ver una araña y asustarse (que no me pasa, pero hay gente a la que sí -con esto no me refiero a la aracnofobia, sino a las personas que ven una arañita y gritan como si les fueran a comer-), sino un miedo horroroso. Porque cuando tú ves la araña, gritas y corres, pero yo pierdo el control. Me ahogo y me pongo malísima. Comienzo a llorar y a tambalearme, como si estuviera loca, y no sé bien lo que está pasando. Me desoriento, y no puedo parar de gritar. Y yo he llegado a perder tanto el control que una vez (y nunca se me va a olvidar, pero no lo hice a posta) me puse a pegarle codazos súper fuertes a mi padre para que me llevara a casa, y me tuvo que coger en brazos porque me costaba moverme...

Yo, como ligirofóbica, me siento incomprendida, ya que mucha gente se ríe de mí o se sorprende ante mi miedo irracional. Muchos incluso me dicen: "ya eres mayorcita para tenerle miedo a eso". Y esto es lo que pasó esta noche de Año Nuevo. Una noche que debería haber sido normal, y feliz, pero no lo fue. No lo fue porque unos cuantos imbéciles se pusieron a tirar petardos pequeños dentro de una carpa que había instalado el Ayuntamiento para celebrar este acontecimiento. Al principio eran pequeños, y no me daba cuenta de que los estaban tirando porque la música estaba muy alta, y me creía que eran fallos del sonido. No fue hasta que se salieron fuera los retrasados mentales que tiraron uno muy gordo y pasé de estar riéndome a darme un ataque de ansiedad en toda regla que todavía recuerdo perfectamente y por el que he estado varios días mala. Pero no queda ahí, porque mis amigas, mediante abrazos y tapándome los oídos y los ojos en un banco de la carpa -cuanto las quiero- para no oírlos ni verlos, me lograron tranquilizar. Me miraba mucha gente, y me señalaban (alguno hasta se reía), y vinieron esos retrasados mentales y tiraron otro en frente mía, y eso fue el culmen de mi ataque de ansiedad. Casi me da algo, pero la gente me miraba y nadie hacía nada. Pasó de ser una noche bonita y divertida a ser un horror. Y el final de todo esto fue que me dejé un tacón en la carpa y que mi padre tuvo que llevarme corriendo con el maquillaje como si fuera un mapache a casa en coche.

Prácticamente todas las personas salen en Año Nuevo, Carnavales, y demás fiestas, y se lo pasan genial en estas celebraciones, pero yo no comencé a salir hasta hace 4 años a ninguna de estas fiestas. Y por culpa de 4 monos, ahora le he cogido miedo de nuevo a salir a celebrar estas fiestas. Tengo miedo, y pensaréis que os escribo esto para dar pena, pero nada de eso. No quiero ningún comentario diciendo que "qué pena", sino que los únicos objetivos de este post son que todas esas personas que también sufren esta fobia vean que no están solas, y que hay más gente que las sufre, y el otro es dar a conocer esta fobia. 

A pesar de esto, estoy intentando superarla, aunque Google no me ayude mucho en mi búsqueda de alguna solución (en serio, casi todos los resultados de "curas para la ligirofobia" son para animales). Por primera vez en toda mi vida, he visto varios espectáculos de Disneyland Paris del Castillo, con los petardos y con una duración de más de 45 minutos con el volumen puesto, y me gustó. Y no sólo eso, sino que he tirado bombetas por primera vez, cosa que nunca me hubiera imaginado y que encima me gustó. Es obvio que lo quiero solucionar, aunque sea con un psicólogo, porque necesito terminar con este sufrimiento que cada año me atormenta, pero no encuentro cómo. 

¡Y esto es todo por hoy! Espero que os haya gustado, y que hayáis reflexionado sobre un tema que me afecta tantísimo como a otras personas. 

Te gustará también

2 comentarios

  1. Hola qué tal, un placer leer a una persona a la que le pasa lo mismo que a mí. Hace poco descubrí que mi problema no era físico sino psicológico, y justo hace unos días conocí el término "ligirofobia". En mi caso, he encontrado muy duro el hecho de ser un incomprendido al respecto, que los que tienes alrededor no puedan entender tu problema y que de hecho se tome a broma. Asimismo, en mi caso creo que viene de un evento traumático de cuando tenía algo menos de 3 años, en las fiestas de Moros y Cristianos (donde me tiraron una traca gigante justo al lado de mí, uno de mis primeros recuerdos allá por 1982). Saludos y ánimo, gracias por compartir tu experiencia. Juan

    ResponderEliminar
  2. Hola, la.verdad es que ha sido esta noche cuando he descubierto el nombre de esta fobia, gracias por dar toda esta información.
    Tengo 16 años, y llevo asustandome de las explosiones desde que tengo uso de razón, mi familia siempre ha pensado que era algo pasajero, pero yo no estaba tan segura.
    Dios, siempre me he sentido el bicho raro de la familia por esto, soy bastante madura, y muchas veces intento tranquilizarme cuando por estas fechas tiran petardos sin control (suele pasar cada mañana de diciembre al ir al instituto) pero es algo que me supera y me obliga a buscar otro camino para llegar a mi destino, con la musica a un volumen tan alto que a veces me cuesta pensar con claridad.
    Hace un par de horas, mi padre me ha dicho que era mayor para tenerle miedo, y llevo toda la noche sintiendome sola y confundida,como propósito de año nuevo: intentar superar esto.
    Minutos después estaba buscando y he encontrado tu blog.

    En serio, gracias por compartir tu experiencia y explicar la fobia en si.
    Así que animo!!

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar! Y siempre, siempre, desde el respeto.
Cada comentario que hagáis será respondido lo antes posible, incluso si es una pregunta.
¡Vuestra opinión es muy importante para mí! Eso me ayudará mucho a crecer.
Y recordad que cualquier tipo de spam será borrado, ya que el blog tiene su propio espacio dedicado para estas cosas: la página de afiliame/afiliados.

¡Un beso!